Sapere aude

domingo, 17 de mayo de 2009

4.4




Entonces miro atrás mientras me detengo ante tu nombre.Todo tu sabor se concentra en mi lengua para delizarse por cada rincón de mis sienes.Me impregno,a pesar del pesar,de tus poros lejanos,de tu esencia,de los recodos de tu alma que amordazan el tiempo,se congelan los meses frente a ti para retornar al ardor de tu ausencia .Se transforma la tarde por las esquinas de tu recuerdo en el recurrente latir impotente,vuelvo a tropezar contigo cuando el Domingo cae vacío,me vuelves a golpear desde el pasado una y otra vez.



*Pacorra*

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar